Información


trastornos-alimenticios-ninos-djpg

Los trastornos de la alimentación son alteraciones emocionales que conllevan una preocupación excesiva por el peso y la figura corporal. Las personas que padecen algún desorden de este tipo dan importancia obsesiva a los alimentos, alrededor de los cuales giran todos sus pensamientos, problemas y vida en general.

Intervienen múltiples factores personales, familiares y sociales (baja autoestima derivada de comparaciones propias y externas entre amigos y familiares, episodios traumáticos, abuso sexual, la influencia de los medios de comunicación, fobia a subir de peso o a estar delgada, etc.).

Los pacientes pierden el sentido de la realidad, se someten a dietas o ejercicio excesivo que ponen en peligro su vida. Existen dispersiones serias en la dieta, es decir, se puede manifestar comiendo raciones extremadamente pequeñas o a la inversa, con atracones de comida excesivos.

Si estais afectados por algún trastorno de alimentación (TCA), por favor CONTACTA


 

 

imagen1jpg

TIPOS

Los trastornos de la conducta alimentaria pueden dividirse principalmente en: anorexia, caracterizada por el rechazo a mantener el peso corporal en los valores mínimos normales; bulimia, caracterizada por episodios recurrentes de voracidad seguidos por conductas compensatorias inapropiadas (vómito provocado, abuso de laxantes y diuréticos u otros medicamentos, ayuno, ejercicio físico...); y trastorno de la conducta alimentaria no especificado, referido a los trastornos de la conducta alimentaria que no cumplen los criterios para ser  anorexia o bulimia. En cuanto a la anorexia y la bulimia, a pesar de ser dos cuadros en principio diferentes, la experiencia clínica indica que biográficamente muchos pacientes pasan de un cuadro a otro. En tanto que lo característico de la anorexia es la delgadez extrema, en la bulimia el peso puede ser normal, inferior o superior a la media. En términos generales, las bulímicas parten de un peso superior y son más impulsivas, asociándose más frecuentemente este cuadro a abuso de tóxicos y otras pérdidas en el control de los impulsos como la cleptomanía.

 

Anorexia

Criterios de diagnóstico: 

1) Rechazo a mantener un peso corporal normal.

2) Temor intenso a ganar peso (aunque se tenga un peso inferior al IMC saludable).

3) Distorsión en la manera de percibir el peso, la forma o el tamaño del cuerpo.

4) En las mujeres, amenorrea (ausencia de mensturación).


Las personas que padecen anorexia sienten un miedo intenso a ganar peso, el cual no desaparece aunque pierdan peso (de hecho va aumentando aunque el peso vaya disminuyendo), sufren una alteración en la percepción de la forma o tamaño del cuerpo y mantienen un peso corporal por debajo del nivel normal mínimo. A pesar de que empiezan por excluir de su dieta todos los alimentos con alto contenido calórico, la mayoría acaban con una dieta muy restringida, limitada a unos pocos alimentos.

Su autoestima depende en gran medida de la forma y el peso del cuerpo. Consideran un logro y signo de autodisciplina el perder peso mientras que ven  el aumento de peso como un fracaso inaceptable de su autocontrol.

Existen dos subtipos de anorexia nerviosa:

-Restrictivo: La pérdida de peso se consigue haciendo dieta, ayunando o realizando ejercicio intenso. No recurren regularmente a atracones o purgas.

-Compulsivo/purgativo: Se recurre regularmente a atracones o purgas. 

14385327462913jpg

CARACTERÍSTICAS

En una persona que padece una anorexia nerviosa concurren las siguientes características:

  • La restricción de la ingesta de alimentos y/o su eliminación mediante purgaciones y ejercicio excesivo.
  • Rituales obsesivos en la alimentación. Desmenuzar los alimentos en porciones excesivamente pequeñas, control permanente de las calorías ingeridas.
  • Alteraciones en el ciclo menstrual. En los hombres descienden los niveles de hormona sexual (testoterona).
  • Alteraciones de la imagen corporal.
  • Negación y control del hambre.
  • Detención del crecimiento.
  • Irritabilidad y fluctuaciones del estado de ánimo.
  • Perfeccionismo.
  • Hiperactividad. Aumento del ejercicio físico y necesidad de estar en movimiento.
  • Aislamiento social. Evita  reuniones donde pueda verse obligado/a a comer.
  • Obsesiones y manías. Con el peso, la alimentación, la limpieza, los estudios, etc.

FACTORES

1. FACTORES BIOLÓGICOS

1.1. Genéticos: El acúmulo familiar de esta patología, así como su predominio entre el sexo femenino, sugiere la existencia de predisposición genética a la enfermedad. El riesgo es mayor entre hermanas. Comparten marcadores biológicos con otras patologías psiquiátricas como trastornos depresivos, de personalidad, neurosis obsesiva, déficit en el control de los impulsos y abuso de alcohol y otras sustancias, etc.

1.2. Bioquímicos: Se ha demostrado el papel anorexígeno de los estrógenos en experimentación animal y en pacientes anoréxicos. Altos niveles la hormona vasopresina podrían jugar un papel en la conducta obsesiva de los pacientes con trastornos de la conducta alimentaria.

1.3. Alteraciones estructurales: Con técnicas de neuroimagen (TAC) se han encontrado reducción de volumen de sustancia gris que persiste tras la recuperación del peso y dilatación de los ventrículos laterales proporcional a la disminución ponderal.


2. PERSONALIDAD PREVIA

Son personas ambiciosas, autoexigentes, trabajadoras y sobresalientes en los estudios. Emocionalmente, tienen dificultades para interpretar y expresar sus emociones. A nivel familiar se da mucha importancia a la apariencia y al éxito. Hasta que aparece la enfermedad son hijos obedientes y con gran dependencia parental. Tienen dificultades en la maduración y separación de la familia. Suelen presentar antecedentes de obesidad en mayor o menor grado. Se da en clase media o media-alta y de modo característico aparece en la adolescencia (aunque ultimamente se diagnostica también en niñas prepuberales y ancianas). Psicológicamente cuando ya se ha instaurado el cuadro, son dimensiones fundamentales: la obsesión por la delgadez, la bulimia, perder el control mediante atracones, la insatisfacción corporal,  sentimientos de ineficacia, perfeccionismo, desconfianza interpersonal,  dificultad para reconocer sus sentimientos y sensaciones viscerales de hambre/saciedad, miedo a la madurez, renuncia al placer, impulsividad e inseguridad social.

La disminución de peso acentúa las disfunciones psicológicas, que mejoran con la recuperación física. De hecho, muchas personas hambrientas o sometidas a dietas, comparten síntomas psicológicos con los trastornos de la conducta alimentaria como son el insomnio, la irritabilidad, las difícultades de concentración, la labilidad del humor, el sentimiento de falta de adecuación social y el retraimiento, los pensamientos obsesivos y la dificultad para tomar decisiones, así como sentimientos depresivos y de ansiedad.


3. FACTORES SOCIALES

Las mujeres han sufrido décadas de presión social para adaptarse a modelos de delgadez poco realista. La aceptación general de la cultura acerca del control del peso, es tan alarmante que muchas personas ajenas al mundo sanitario no considerarían anormales los criterios médicos para diagnosticar un trastorno de la conducta alimentaria.

Existen unas profesiones consideradas de riesgo; bailarinas, atletas, modelos etc.

Es difícil saber la prevalencia de la utilización de métodos nocivos de adelgazamiento, pero hasta un 12% de las mujeres americanas reconocen la autoinducción del vómito. La incidencia del trastorno oscila entre el 1-4% en población femenina adolescente y el 12-15% en estudiantes de carreras superiores. El 7-15% mueren y en el 20% se cronifican.

 

Bulimia

Criterios de diagnóstico:

1) Episodios recurrentes de atracones de comida.

2) Sentimiento de pérdida de control durante estos episodios.

3) Vómitos autoinducidos, empleo de laxantes o diuréticos, o realización de ejercicio dirigido a perder peso.

4) Preocupación excesiva y persistente sobre el peso y la forma del cuerpo.


Un atracón se define como una ingesta excesiva de comida a lo largo de un período corto de tiempo,  además va asociada a una sensación de falta de control por la que la persona se siente incapaz de parar de comer.

Las personas que lo padecen se sienten generalmente muy avergonzadas de su conducta  e intentan ocultar los síntomas. Los atracones se suelen realizar a escondidas, y pueden durar hasta que la persona ya no pueda más. Los estados de ánimo, las situaciones estresantes, el hambre intensa secundaria a una dieta severa o los sentimientos relacionados con el peso, la silueta y los alimentos pueden desencadenar este tipo de conducta. Los atracones pueden reducir la ansiedad de manera transitoria, pero a continuación suelen provocar sentimientos de autodesprecio  y culpa.

Otra característica esencial de este trastorno la constituyen las conductas compensatorias inapropiadas para evitar la ganancia de peso, el método más habitual para compensar los atracones es la provocación del vómito. Los efectos inmediatos de vomitar consisten en la desaparición del malestar físico y la disminución del miedo a ganar peso. Otras conductas de purga son el uso excesivo de laxantes y diuréticos.

Existen dos subtipos de bulimia:

-Purgativo: Durante el episodio de bulimia nerviosa, la persona se provoca regularmente el vómito o usa laxantes, diuréticos o enemas en exceso.

-No purgativo: Durante el episodio de bulimia nerviosa, la persona emplea otras conductas compensatorias inapropiadas, como el ayuno o el ejercicio intenso, pero no recurre regularmente a provocarse el vómito ni usa laxantes, diuréticos o enemas en exceso.

7a51b719f2e032fea6df1eb1aa05b4f9jpg

CARACTERÍSTICAS
  • Presencia de atracones. Sentimientos de culpa y vergüenza asociados.
  • Presencia de conductas purgativas.
  • Alteración del régimen de comidas. Desorganización en la alimentación.
  • Alteraciones de la imagen corporal.
  • Dificultad para enfrentarse a los problemas.
  • Impulsividad. Falta de control ante determinados estímulos.
  • Aislamiento y soledad.
  • Imperiosa necesidad de recibir la aprobación de los demás.
  • El nivel de autoestima  depende de su imagen corporal.
 

Trastorno no especificado

Esta categoría se refiere  a los trastornos de la conducta alimentaria que no cumplen los criterios para ningún trastorno de la conducta alimentaria específica.

Algunos ejemplos son:

  • En mujeres se cumplen todos los criterios diagnósticos para la anorexia nerviosa, pero las menstruaciones son regulares.
  • Se cumplen todos los criterios diagnósticos para la anorexia nerviosa excepto que, a pesar de existir una pérdida de peso significativa, el peso de la persona se encuentra dentro de los límites de la normalidad.
  • Se cumplen todos los criterios para la bulimia nerviosa, con la excepción de que los atracones y las conductas compensatorias inapropiadas aparecen menos de dos veces por semana o durante menos de tres meses.
  • Empleo regular de conductas compensatorias inapropiadas después de ingerir pequeñas cantidades de comida.
  • Masticar y expulsar, pero no tragar, cantidades importantes de comida.
  • Trastorno por atracón: se caracteriza por atracones recurrentes en ausencia de la conducta compensatoria inapropiada típica de la bulimia nerviosa.
 

OTROS TRASTORNOS

Trastorno alimentario compulsivo (Binge Eating Disorder): se caracteriza por una profunda angustia en relación con la conducta alimentaria y episodios recurrentes de atracones. Los episodios de atracones se asocian a tres o más de las siguientes conductas:

  • Comer más rápido de lo normal.
  • Comer hasta sentirse desagradablemente lleno.
  • Ingerir cantidades enormes de comida sin tener sensación de hambre.
  • Comer a solas para esconder su voracidad.
  • Sentirse muy a disgusto consigo mismo, con sensación de culpa después de un atracón.
Las personas afectadas por este trastorno de la alimentación no pueden dejar de comer

aunque haya pasado un intervalo pequeño de tiempo entre la última comida y la que tienen entre las manos. Los episodios de voracidad pueden ser de más de una hora de duración.

comida_720jpg

Síndrome del comedor nocturno: las personas  con este desorden se caracterizan por evadir las comidas durante el día y por sufrir de atracones en las tardes y/o noches, experimentando grandes problemas para dormir o mantenerse dormido.


Obesidad: es un término que se utiliza para describir el peso corporal que es mucho mayor de lo que se considera saludable. Es una enfermedad crónica originada por muchas causas y con numerosas complicaciones, que se caracteriza por el exceso de grasa en el organismo.


Vigorexia: es la obsesión por ganar músculo a través de una actividad física desproporcionada. La alimentación juega un papel muy importante, ya que los suplementos dietéticos ricos en proteínas y carentes de grasa ayudan a conseguir esa musculación. Quienes lo padecen están insatisfechos con su cuerpo y buscan con el ejercicio adquirir el volumen deseado. Necesitan a través de la musculación, estar más satisfechos consigo mismos. No es un trastorno alimentario, pero sí comparte la preocupación obsesiva por la figura y una distorsión del esquema corporal.

21230png

Ortorexia: es la obsesión patológica por la comida biológicamente pura. Las víctimas de esta enfermedad sufren una preocupación excesiva por la comida sana, convirtiéndose en el principal objetivo de su vida. Mientras que en la anorexia y bulimia nerviosa el problema gira en torno a la cantidad de comida, en la ortorexia gira en torno a la calidad.

restaurante-vegetariano-en-madrid_origjpg

Permarexia: la persona cree que todo lo que se ingiere engorda, por lo que desarrolla una obsesión por las calorías que tienen los alimentos, lo que la impulsa a realizar constantemente distintos tipos de dieta. No es una enfermedad en sí, sin embargo es una conducta de riesgo que puede desencadenar otros problemas como anorexia o bulimia. 

imagessrjyjpg

Pregorexia: es un trastorno que sufren las mujeres embarazadas, que se preocupan de forma exagerada por su figura y que no quieren y tienen miedo de aumentar mucho de peso durante la gestación. Debido a esto, evitan comer o se restringen mucho, e incluso pueden llegar a inducirse vómitos y aumentar la actividad física con el fin de eliminar las pocas calorías que ingieren. Es una conducta muy complicada, pues pone en peligro la salud de la madre y también del niño que está por nacer.

650_1200jpg

Potomanía: obsesión donde, de forma compulsiva, la persona desea beber agua en grandes cantidades durante todo el día. Pueden consumir más de cuatro litros al día, y lo hacen con la intención de llenar su estómago y así evitar comer, por lo que también se le asocia a trastornos alimentarios como la bulimia o la anorexia.
1149976807_0jpg

Pica: la característica esencial es una ingestión persistente de sustancias no nutrivas como tierra, tiza, yeso, moho...